Los pies trabajan tan duro y a veces reciben poca atención.

Cuando abusamos nuestros pies desarrollamos callos y partes ásperas.

Una pedicura es la solución y es una actividad muy especial y placentera.